La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando su cuerpo no produce ni usa la hormona insulina de manera adecuada. Esto genera que se acumule demasiada glucosa (azúcar) en la sangre. Hay 2 tipos principales de diabetes. El tipo 1 ocurre cuando su cuerpo no produce nada de insulina. A veces se llama diabetes juvenil porque generalmente se descubre en niños y adolescentes, pero también puede aparecer en adultos. El tipo 2 ocurre cuando su cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa como debería. En el pasado, los médicos pensaban que solo los adultos estaban en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, cada vez más niños en los Estados Unidos están siendo diagnosticados con la enfermedad. Los médicos piensan que este aumento se debe principalmente a que más niños tienen sobrepeso u obesidad y son menos activos físicamente.

La prediabetes ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo que deberían ser, pero no lo suficientemente altos como para que usted sea diagnosticado oficialmente de diabetes. La prediabetes aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La buena noticia es que, si tiene prediabetes, puede prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2 haciendo cambios en el estilo de vida. Estos incluyen tener una dieta saludable, alcanzar y mantener un peso saludable, y hacer ejercicio regularmente.

Síntomas de la diabetes
Los síntomas varían de persona a persona. Las primeras etapas de la diabetes tienen muy pocos síntomas. Es posible que no sepa que tiene la enfermedad. Pero el daño ya puede estar sucediendo en los ojos, los riñones y el sistema cardiovascular. Los síntomas comunes incluyen:
• Hambre extrema.
• Sed extrema.
• Micción frecuente.
• Pérdida de peso inexplicable.
• Fatiga o somnolencia.
• Visión borrosa.
• Heridas, llagas o moretones de curación lenta.
• Piel seca, con comezón.

• Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies.
• Infecciones cutáneas, periodontales, de la vejiga o vaginales por hongos frecuentes o recurrentes.
La diabetes tipo 2 no controlada también podría incluir:
• Náuseas o vómitos más de una vez.
• Una respiración más profunda y más rápida.
• El olor a removedor de esmalte de uñas proveniente de su aliento.
• Debilidad, somnolencia, temblores, confusión o mareos.
• Movimiento muscular descoordinado.

Previene la diabetes
• Ejercicio y control de peso. Hacer ejercicio y mantener un peso saludable puede reducir su riesgo de diabetes. Cualquier cantidad de actividad es mejor que ninguna. Intente hacer ejercicio de 30 a 60 minutos la mayoría de los días de la semana. Siempre hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
• Dieta. Una dieta alta en grasas, calorías y colesterol aumenta su riesgo de diabetes. Una dieta deficiente puede provocar obesidad (otro factor de riesgo de diabetes) y otros problemas de salud. Una dieta saludable es alta en fibra y baja en grasas, colesterol, sal y azúcar. Además, recuerde cuidar el tamaño de su porción. Cuánto come es tan importante como lo que come.

Tratamiento de la diabetes
Aunque la diabetes no se puede curar, aun así puede vivir una vida larga y saludable. Lo más importante que puede hacer es controlar su nivel de azúcar en la sangre. Puede hacerlo comiendo bien, haciendo ejercicio, manteniendo un peso saludable y, si es necesario, tomando medicamentos orales o insulina.
• Dieta. Su dieta debe incluir muchos carbohidratos complejos (como granos integrales), frutas y verduras. Es importante comer al menos 3 comidas por día y nunca saltear una comida. Coma aproximadamente a la misma hora todos los días. Esto ayuda a mantener constante su insulina o sus niveles de azúcar y medicamentos. Evite las calorías vacías, como los alimentos con alto contenido de azúcar y grasa, o alcohol.
• Haga ejercicio. Hacer ejercicio ayuda a su cuerpo a usar insulina y a reducir su nivel de azúcar en la sangre. También ayuda a controlar su peso, le da más energía y es bueno para su salud en general. El ejercicio también es bueno para su corazón, sus niveles de colesterol, su presión arterial y su peso. Estos son todos factores que pueden afectar su riesgo de ataque al corazón y ACV. Consulte con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
• Mantenga un peso saludable. Perder el exceso de peso y mantener un peso corporal saludable le ayudará de 2 maneras. En primer lugar, ayuda a que la insulina funcione mejor en su cuerpo. En segundo lugar, reducirá su presión arterial y disminuirá su riesgo de enfermedad cardíaca.
• Tome sus medicamentos. Si su diabetes no puede controlarse con dieta, ejercicio y control de peso, su médico puede recomendarle medicamentos o insulina. La mayoría de las personas que tienen diabetes tipo 2 comienzan con un medicamento oral (tomado por vía oral).

Dejar un mensaje