El lanzamiento de Disney en los Estados Unidos vino acompañado de algunas sorpresas para los fanáticos de Marvel. Por ejemplo, la versión de Avengers: Endgame disponible en la plataforma incluye algunas escenas eliminadas distintas a aquellas destinadas a los formatos caseros, entre ellas, aquella con la participación de Katherine Langford (13 Reason Why). Pero ¿por qué está secuencia no llegó al corte final de la película?
En la pista de comentarios del largometraje para Disney, los codirectores Joe y Anthony Russo profundizaron sobre la decisión. En dicha escena veíamos a Tony Stark confrontado con una versión adulta de su hija Morgan, interpretada por Katherine Langford, después de que él chaqueará los dedos para destruir a Thanos y su ejército. Morgan le hace ver que su sacrificio había salvado al mundo y le permitió a ella crecer y tener una vida plena.


«Esto era originalmente lo que sucedía después de que Tony chasqueó los dedos. Lo enviábamos a lo que llamaríamos The Way Station para imitar lo que le sucedió a Thanos con su hija en [Avengers] Infinity War. Ahora estamos haciendo algo similar con Tony y su hija», dice Joe Russo. «La idea es que ese acto te obliga a enfrentar o reconciliar algo que no está resuelto en tu alma”, agrega Anthony.


Como recordarán, inmediatamente después de que Thanos conseguía eliminar a la mitad de los seres vivos del universo en Avengers: Infinity War (2018), era transportado a un plano alterno dentro de la Gema del Alma donde era cuestionado sobre sus acciones por la versión de niña de Gamora. La escena de Tony habría permitido marcar aún más las diferencias entre ambos personajes, sus motivaciones y temores, pero los directores sintieron que la escena solo haría el epílogo aún más largo.


«La idea era que presentáramos a su hija como adulta para que hablando con ella él pudiera obtener paz por lo que acababa de hacer. Obviamente, estas Gemas [del Infinito] tienen un gran poder, por lo que crearían un escenario en el que [Tony] podría hablar con su hija en el futuro, quien le dice que todo estará bien y le permite morir. Pero, nuevamente, cuando pusimos esta escena en la película, sentimos que deteníamos [el ritmo de] la cinta. Y él hace algo similar en la siguiente secuencia cuando da su propio epitafio. Entonces, lo que puede suceder en una película tan larga es que parece que tienes un final, después de un final, después de otro final, y parece que la película nunca va a terminar. Además, con los finales, cuando tienes demasiadas secuencias seguidas, puedes diluir el valor de cada una de ellas”, explicó Joe.

Dejar un mensaje