Disney empezó su historia de largometrajes animados con Blancanieves, un cuento que, en la película, está lleno de canciones, alegrías y pocas angustias. Si bien ésta conocida historia se les atribuye a los hermanos Grimm, hay quien dice que la leyenda es mucho más antigua.
Todos conocen la historia, una niña hermosa que es odiada por la madrastra, ésta la envenena y un príncipe azul la rescata y son felices para siempre. Aunque los puntos generales como el espejo, la manzana envenenada y el féretro de cristal están siempre presentes, hay detalles que Disney no cuenta.


Intentos de asesinato
La madrastra trata de matar a Blancanieves 3 veces: primero con una cinta para el cuello, con la que trata de ahorcarla; luego con una peineta envenenada, con la que no logra penetrar el cráneo; y, finalmente, la manzana envenenada.


El torpe príncipe
El príncipe sí rescata a la princesa, pero no de un beso, torpemente quiere ver a la hermosa muerta, y tropieza tumbando la urna. Con el golpe, Blancanieves escupe la manzana envenenada.


El final de la madrastra
Sin embargo, la diferencia más espeluznante es el fin de la madrastra villana.En la versión original de este cuento alemán el Príncipe se convierte en Rey al casarse con Blancanieves, deciden recorrer los reinos cercanos para celebrar.
Al llegar al palacio de la malvada madrastra, quien se impacta ante la presencia de esta nueva reina, Blancanieves y su Rey deciden castigarla por sus intentos de asesinato. Así que a la mala mujer le colocan unos zapatos de hierro al rojo vivo con los que debe bailar hasta morir.

Dejar un mensaje