Los padrastros son pequeños trozos de piel que se levantan alrededor de las uñas. Las causas más frecuentes son sequedad de piel, morderse la uñas y otros hábitos que debilitan la zona, algunos de ellos relacionados con productos químicos y ambientes laborales. Los padrastros centran la atención por temas estéticos, pero no se puede olvidar que pueden llegar a ser muy molestos y dolorosos, especialmente si se infectan.

Cada uña, ya sea de los dedos de la mano o del pie, tiene a su alrededor una cutícula, una capa de piel fina y endurecida. La uña es una sección de esta cutícula que crece, endurece más y se separa. La piel inmediatamente anterior a la cutícula está sometida a tensión continua a medida que la cutícula y la uña van creciendo y tirando. Si la piel de esta zona está débil o deshidratada, al tensionarse se puede rasgar y formarse los padrastros. Morderse las uñas y alrededores rasga y presiona la piel haciendo de este hábito otra de las causas más frecuentes de aparición de padrastros.

¿Qué hago para prevenirlos?
Los profesionales médicos recomienda el uso de una buena loción o crema hidratante al menos dos veces al día así como beber suficiente agua para mantener el nivel óptimo de hidratación.
Para eliminar los padrastros lo mejor es utilizar unas tijeras para cutículas. El primer paso es la desinfección con alcohol de las tijeras, hazlo siempre y nunca utilices unas tijeras sucias o que dudes de su limpieza o uso previo.
El segundo paso es sumergir el dedo en agua caliente durante un minuto; esto ablandará la cutícula y la piel y evitará que al intentar quitar un padrastro te rasgues la piel sana.
El tercer y último paso es cortar el padrastro con ayuda de las tijeras.

Dejar un mensaje