El pasado lunes 16 de marzo, recibimos con gusto la noticia sobre que la estrella de Forrest Gump y su esposa, la actriz Rita Wilson, habían salido por fin del hospital. Cinco días antes, ambos habían dado positivo a la prueba del COVID-19 mientras él trabajaba en Australia. Desde entonces, Tom Hanks no ha cesado de brindar notificaciones sobre su estado de salud y, en la última de ellas, señala el aburrimiento como una consecuencia del coronavirus.

El humor en sus palabras indudablemente significa una buena señal para sus fanáticos, quienes a través de Instagram pueden conocer las últimas novedades en torno al histrión.
«Hola, amigos. Buenas noticias: una semana después de dar positivo [al coronavirus], en aislamiento voluntario, los síntomas son casi los mismos», declara Hanks en una publicación fechada el pasado miércoles. «Sin fiebre pero aburrido. Doblar la ropa y lavar los platos conduce a una siesta en el sofá.»

«Malas noticias: mi esposa Rita Wilson ha ganado 6 manos seguidas de Gin Rummy y lidera con 201 puntos», prosigue la celebridad, refiriendo a un popular juego de naipes. «Pero he aprendido a no untar tan espesamente mi Vegemite. Viajé aquí con una máquina de escribir, una que solía encantarme. Estamos todos juntos en esto. Aplanemos la curva. Gracias.»
Tom Hanks se hallaba en Costa Dorada, Australia, cuando optó por realizarse la prueba de coronavirus. El motivo de su viaje era la preproducción del largometraje de Warner Bros. sobre la vida de Elvis Presley. Dirigida por Baz Luhrmann (Moulin Rouge!), la cinta contemplaba a Hanks dentro de su reparto, en el papel del coronel Tom Parker, manager del mítico cantante.

El actor de Un buen día en el vecindario y su esposa fueron recluidos en un hospital australiano tras dar positivo al COVID-19. Todavía permanecen en aquel país, aislados dentro de una casa alquilada.

Dejar un mensaje