La famosa novela de Agatha Christie ha pasado a llamarse «Eran diez» en Francia por la connotación racista del término y a petición de la familia de la célebre escritora británica

La censura retrospectiva de Agatha Christie también llega a Francia. La nueva traducción de «Ten Little Niggers» (Los diez negritos) se llamará «Ils étaient dix» (Eran diez). Editor y traductor han cedido a la presión -no solo económica- de los herederos de la legendaria escritora.

«Ten Little Niggers» se tradujo por vez primera al francés en 1940, con su título exacto, «Dix petits nègres» (Diez negritos). Con ese título, justo y original, se han publicado 74 ediciones francesas.

James Prichard, biznieto de Agatha Christie, ha explicado a la opinión pública la decisión inapelable de los herederos de la legendaria escritora, de este modo: «Hace años que se había suprimido la palabra negro en las ediciones inglesas, americanas y de muchos otros países. A nuestro modo de ver, no debemos utilizar términos que corren el riesgo de herir a muchos lectores. De ahí la decisión de sugerir un nuevo título, más adaptado a nuestro tiempo».

«The Little Niggers» nunca se publicó en los EE. UU. con su título original, sustituido por otros como «Ten Little Indians» («Diez pequeños indios»). Desde la «óptica» editorial norteamericana, la sustitución de negros por indios parecía «aconsejable».

Las tribulaciones del título original de la obra de Agatha Christie fueron muy diversas. En Francia, traductor y editores decidieron respetar el título original. Hasta que las presiones de los herederos han terminado imponiendo la censura retrospectiva.

Gérard de Chergé, traductor, ha preferido guardar silencio, por ahora. Béatrice Duval, directora general de la colección «Livre de poche», una de las editoras del libro, ha comentado el «cambio» de este modo: «Francia era uno de los últimos países que todavía guardaba el título original, “Los diez negritos”. Para nosotros no se trata tanto de un cambio de título como de una revisión global de la traducción».

«Les éditions du Masque», que publica la nueva versión, justifica la censura retrospectiva por estas razones: «Hemos realizado el cambio por petición de los herederos, reunidos en torno al grupo “Agatha Christie Limited”, para seguir el camino abierto por las ediciones inglesas y norteamericanas, entre otras. La historia, el relato, sigue siendo el mismo, pero se han corregido palabras y frases, para satisfacer los deseos de los herederos».

«Diez negritos», publicado originalmente en 1939, es uno de los libros más célebres y más vendidos de Agatha Christie: centenares de ejemplares en más de cincuenta lenguas. Sin ser un relato excepcional, ni mucho menos, «Diez negritos» dio a su autora una fama excepcional, con numerosas adaptaciones teatrales y audiovisuales, prolongando indefinidamente una popularidad excepcional. ¿Tiene alguna importancia la palabra «negro» en el libro? Se sospecha que no. La censura original, en los EE.UU., entre 1939 y 1940, parece sugerir, sin embargo, que esa sola palabras suscitó y sigue suscitando tormentas que han terminado precipitando la censura retrospectiva, en Francia, antiguo baluarte de las «libertades».

Dejar un mensaje