El humo de los incendios forestales está compuesto por una mezcla de gases y partículas pequeñas que son emanados por la vegetación, los materiales de construcción y otros materiales al quemarse. El humo de los incendios forestales puede hacer que cualquier persona se enferme. Incluso las personas sanas pueden enfermarse si hay una cantidad suficiente de humo en el aire. Respirar el humo puede tener efectos inmediatos en la salud, entre ellos:

Tos

Dificultad para respirar normalmente

Ardor en los ojos

Irritación en la garganta

Moqueo

Irritación de los senos paranasales

Sibilancias y dificultad para respirar

Dolor de pecho

Dolores de cabeza

Ataques de asma

Cansancio

Latidos cardiacos acelerados

Las personas con más probabilidades de enfermarse si respiran el humo de un incendio forestal son los adultos mayores, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con afecciones respiratorias y cardiacas prexistentes

Dejar un mensaje