Si observas que las heces de tu perro tienen sangre debes acudir inmediatamente al veterinario. La sangre puede provenir de cualquier parte del aparato digestivo de tu perro. Según su origen, las heces con sangre en perros presentarán diferentes características. La sangre puede ser fresca —es de color rojo— o puede estar digerida —su color será negro—. Es importante que te fijes en estas características porque tu veterinario te lo preguntará.

CAUSAS DE LAS HECES CON SANGRE FRESCA

Probablemente es la más escandalosa y la que más te asuste. La sangre roja —hematoquecia— indica que la hemorragia se encuentra en la última parte del intestino de tu perro. Probablemente proviene del colon, del recto o de las glándulas anales. Estas son las posibles causas:

Colon inflamado o colitis: Es relativamente frecuente y suele aparecer por un cambio brusco en la dieta o después de un episodio de estrés. Otras posibles causas son intolerancias o alergias alimentarias. Las deposiciones del perro aparecen con gotas de sangre y a veces también de moco.

Estreñimiento: Una dieta que no aporte la cantidad de fibra adecuada puede provocar heridas en el recto por el esfuerzo que el perro debe hacer para defecar cuando las heces están muy secas.

Enfermedades de las glándulas anales: A cada lado del ano tu perro tiene unas glándulas que almacenan un líquido maloliente que sale con las heces. Con esta esencia se comunican los perros —de ahí que se olfateen la zona anal los unos a los otros cuando se encuentran— y marcan su territorio. Si las glándulas se ven afectadas por alguna lesión y presentan heridas o fístulas, pueden provocar que heces con sangre en los perros.

Parásitos intestinales: La presencia de intrusos en los intestinos de tu perro es otra de las causas de sangre en las heces. Los parásitos se adhieren a la mucosa intestinal provocando heridas que sangran.

Gastroenteritis hemorrágica: La puede padecer cualquier raza, aunque es más frecuente en razas pequeñas o miniatura. La causa no está muy clara, pero lo que ocurre es que el animal empieza a expulsar gran cantidad de sangre fresca que puede estar acompañada o no de diarrea. En caso de que esto ocurra, debes acudir de inmediato al veterinario.

Pólipos: Son más frecuentes en perros de avanzada edad —generalmente machos—, se trata de tejido muy frágil formado en el intestino que sangra con facilidad.

Parvovirus: Esta enfermedad de origen vírico se da, especialmente, en cachorros sin vacunar. Uno de los síntomas es diarrea con sangre fresca, además de vómitos, falta de apetito y debilidad.

Envenenamiento: Si tu perro presenta sangre en las heces, puede haber comido veneno. El matarratas, por ejemplo, impide que la sangre coagule y provoca hemorragias en distintas partes del cuerpo. Si sospechas que tu perro ha podido comer accidentalmente veneno, acude con urgencia al veterinario.

Dejar un mensaje